Elige el idioma que tú quieras

miércoles, 11 de febrero de 2009

Tipos de ortodoncia











Ortodoncia Fija




La aparatología fija es la más usada en la actualidad. Se compone principalmente de alambres y brackets. El bracket es la parte del aparato fijo que va pegado al diente y donde introducimos los alambres. Los brackets pueden ser metálicos o cerámicos. Estos últimos, también llamados brackets estéticos, son del color del diente.




Aparatología fija, frenillos o frenos, es la denominación habitual en ortodoncia para los instrumentos terapéuticos que utiliza el ortodoncista adheridos de manera temporal a los dientes para corregir anomalías de posición dentaria o de los maxilares. La parte pasiva se llama bracket (se podría traducir como ménsula en castellano, aunque no se utiliza) y la parte activa consiste en arcos de alambres de diversas aleaciones, elásticos, muelles, o diversos aparatos auxiliares que se apoyan en el paladar o en otras partes de los elementos pasivos.




Poseen los aparatos fijos una sofisticada potencia para modificar las posiciones dentarias y cambiar hasta cierto punto las dimensiones del maxilar superior y la mandíbula. Se pueden utilizar a cualquier edad del paciente y exige un protocolo diagnóstico adecuado, que precisa, a veces, de alguna extracción dentaria para la correcta recolocación de los dientes mal posicionados.




Para conseguir los resultados precisos, los aparatos fijos necesitan de una meticulosa técnica, mediante la colocación de bandas y brackets cementados sobre todas y cada una de las piezas dentarias, así como de una serie de sofisticados arcos para lograr los desplazamientos a que haya lugar, de acuerdo con el plan de tratamiento elaborado.Los aparatos fijos tienen capacidad para desplazar de forma individual a todas y cada una de las piezas dentarias en cualquier dirección del espacio, lo que no sucede con los demás aparatos.




En muchas ocasiones es necesaria la utilización de elásticos intermaxilares, que, debidamente enganchados donde se señale, proporcionan la presión necesaria para mover dientes y maxilares hacia sus posiciones correctas. Los elásticos o gomas intermaxilares, tendrán que utilizarse el número de horas que se indique, de no hacerlo así, puede alargar el tiempo del tratamiento e incluso no alcanzar su mejor resultado.










Ortodoncia Removible






Son aparatos de acrílico que por unos ganchitos metálicos se aguantan en los molares. Nos sirven para corregir defectos óseos aprovechando el crecimiento, como el problema de paladar ojival (estrecho) que nos provoca una mordida cruzada posterior. Son aparatos no útiles en adultos. Su uso condiciona los resultados del tratamiento.






Cuantas más horas se lleva puesto más rápida y evidente será la corrección. Necesitan un mínimo de utilización que consiste en toda la noche y unas 4-6 horas durante el día. Son aquellos que se los puede quitar el mismo paciente para limpieza, pero que, cuando se usan, van firmemente sujetos a las piezas dentarias. Con ello se pueden aplicar presiones controladas sobre los dientes que se desee desplazar, mediante la acción de elementos mecánicos activos, tales como: resortes, arcos, tornillos y demás.







Ortodoncia invisible



La ortodoncia invisible se trata de un conjunto de férulas o alineadores que colocados de forma progresiva van moviendo los dientes hasta la situación deseada. Estas férulas van aplicando fuerzas sobre los dientes para variar su posición, de la misma manera que lo haría un bracket.






En un primer momento se realiza un molde de la boca del paciente en su estado inicial. Este molde se envía a la central de Align Technology, en California, U.S.A. Allí se procede al estudio de la boca del paciente. Los datos obtenidos en dicho estudio se introducen en un ordenador, de modo que, de una forma virtual, los dientes son colocados progresivamente hasta la situación ideal que deberían ocupar en la boca. Los dientes se van moviendo digitalmente de forma progresiva, resultando un número variable de movimientos hasta lograr la posición deseada.



Cada ligero movimiento se registra y a partir de él un sofisticado sistema informático por medio de un láser modela la férula o alineador, resultando una férula distinta cada vez que se requiere un desplazamiento. De este modo se obtiene un número determinado de férulas , cada una de las cuales representa un estado del tratamiento. El número de alineadores que se necesitan varía en cada paciente y es dependiente de la magnitud del movimiento que se desea realizar. Cuanto más complicado sea el tratamiento, mayor número de férulas se requerirán, y mayor será el tiempo del tratamiento, igual que con los brackets.



La primera férula que se coloca corresponde al primer movimiento que se desea realizar. Una vez colocada, los dientes se van a adaptar a la forma de la férula en un plazo de unas 2 semanas, momento en el que se pasa a la siguiente férula. Este sistema funciona del mismo modo que el tratamiento convencional con brackets, es decir, aplicando cuplas o pares de fuerzas a los dientes para poder dirigir su movimiento. Más de 100.000 pacientes ya han probado con éxito este innovador sistema que se viene utilizando en U.S.A. desde hace algunos años.


Tratamiento paso a paso


En una primera visita se toman fotos digitales de la boca del paciente y se mandan por vía Internet a la central de U.S.A. En sólo 2 días podemos saber si el paciente es apto para el tratamiento. En la segunda visita se toman los moldes de la boca del paciente y dos radiografías. Se envía de nuevo a la central y en cuestión de 2 semanas nos envían el “Clin-check”. Esto consiste en una simulación virtual del movimiento de los dientes a lo largo del tratamiento visto en tres dimensiones, como si viéramos una película.


De este modo sabemos exactamente cuáles van a ser los movimientos exactos de los dientes a lo largo del tratamiento y su situación final. En este momento, tras ver el “Clin-check”, el paciente decide si quiere aceptar el tratamiento o no. Hasta aquí todo se realiza de forma gratuita sin ningún compromiso. Una vez que el paciente acepta el tratamiento, las férulas estarán listas en otras 2 semanas, momento en que se le hará entrega de la primera férula. La revisión se realizará cada 2 semanas durante los 3 primeros meses. La primera vez se instruirá al paciente sobre la forma de uso e higiene. En cada visita se cambiará la férula. A partir del tercer mes las revisiones se harán cada mes, entregando 2 férulas a la vez. El coste depende de la duración del tratamiento.


Es preciso hacer primero el diagnóstico (gratuito) antes de estimar un presupuesto. Su precio puede oscilar entre 3120 y 5040 euros.



Ortodoncia lingual


La ortodoncia como todas las ciencias ha evolucionado y avanzado gracias a la incansable tarea de investigadores alrededor del mundo. Es así como nace, hace más de 20 años, un sistema totalmente invisible: La ortodoncia lingual, técnica que consiste en colocar todos los brackets por el lado interno de los dientes, quedando libres de aditamentos las superficies visibles.


Esta es una modalidad de tratamiento ortodoncia que actualmente está revolucionando al mundo odontológico y que día a día se utiliza más. El resultado final es igual al obtenido a través de la ortodoncia convencional, pero añade ciertos beneficios.


La ortodoncia lingual es una interesante respuesta a la creciente demanda de personas que desean alinear sus dientes y lucir una sonrisa perfecta sin que los brackets que permiten el tratamiento sean visibles. Y esa es precisamente la gran diferencia con respecto a la ortodoncia convencional. En la ortodoncia lingual los brackets se colocan en la parte posterior de los dientes en lugar de en la frontal. Y no importa a qué edad decida uno someterse a ortodoncia ya que con el tratamiento lingual podemos corregir cualquier malposición dental y conseguir una boca saludable a la vez que una sonrisa perfecta.


Muchos adolescentes se niegan a someterse a un tratamiento ortodoncia. La razón fundamental de esta actitud es que les acompleja "llevar aparato" y prefieren no hacer nada, incluso aunque la mala colocación de sus dientes sea muy evidente y les ocasione problemas para comer o para hablar Para estas personas, la ortodoncia lingual es la solución perfecta porque, como los brackets se colocan en la parte interna de los dientes y van unidos entre sí por un arco metálico son muy poco visibles.


Una vez tomada la decisión, y en una sola visita, el paciente es sometido a distintas pruebas diagnósticas y de medición para determinar el tipo, tamaño y presión que ejercerá el aparato de ortodoncia en la cara interna de sus dientes. Lo más difícil de este tratamiento es el periodo de adaptación que han de pasar los pacientes aunque este tratamiento no molesta más que otro método de ortodoncia. En general, después de la primera semana la mayoría de los pacientes se han adaptado si bien es cierto que, efectivamente, no se pueden evitar pequeños problemas para comer y hablar así como irritaciones de la lengua que aparecen durante las dos o cuatro primeras semanas después de iniciado el tratamiento ortodoncia. Pero estos inconvenientes son insignificantes si se tiene en cuenta que gracias a la ortodoncia en poco tiempo se podrán corregir apiñamientos dentales, malposiciones o dientes torcidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada